martes, 1 de febrero de 2011

Cine: El demonio bajo la piel. Comentario.

El demonio bajo la piel narra como el ayudante del sheriff de un pequeño pueblo estadounidense desata una ola de asesinatos conmocionando una comunidad falsamente idílica.
La mejor tradición del cine negro se basa en que a través de los personajes en contacto con el crimen, policías, detectives o periodistas, mostrarnos lo peor del género humano. No es negro porque habitualmente suceda por la noche sino porque el alma de sus protagonistas es siempre oscura, porque de día todos somos buenos y honrados pero la naturaleza humana se libera cuando las convenciones ceden y se rebela de una forma torturada, cruel y homicida.
Esa es la base de esta película, cine negro del bueno. Bajo la primera capa de comunidad ideal donde el ayudante del sheriff no lleva armas y todo el mundo se conoce. Donde existe cierto sentimiento de comunidad y vecinos que se ayudan. Existen tensiones heredadas de padres a hijos, en el interior de las casa, cuando nadie nos ve hay historias de abusos, asesinatos encubiertos, intereses económicos. Bajo un aspecto sano y atractivo se esconde lo más podrido del ser humano, el demonio bajo la piel.
Así su protagonista Lou Ford un hombre con cierto atractivo pueblerino por su sencillez y buenas maneras algo anticuadas esconde una vida torturada de abusos sufridos en la casa de sus padres donde sigue viviendo. Una vida que pasa factura porque Ford está completamente loco, no tiene ningún freno moral y mata sin emoción alguna.
Con una excelente composición esta película nos sitúa en el marco temporal y nos dibuja a su personaje principal desde el primer minuto. Por desgracia desde ese primer minuto la naturaleza de Ford es tan inhumana que resulta imposible empatizar con el.
Así ver la película es un ejercicio que recae no en entender la motivación del protagonista ni en intentar comprender que resortes lo mueven sino en seguir la trama. Una forma complicada de ver una película que su director Michael Winterbottom consigue subsanar casi al cien por cien.
Casi porque quizás al principio y al final la trama es algo atropellada llena de saltos y se apoya en exceso en su extraordinaria parte media para cautivar nuestra atención. Casi también porque si apuestas por un auténtico monstruo y Ford lo es, necesitas humanizar al resto de personajes y aunque los dos intereses amorosos del protagonista son en gran medida todo lo bueno en el sentido de bondad de la película su humanidad es engullida completamente por la actuación de Casey Affleck que es un auténtico abismo.
No en vano ambas actrices tienen un aspecto inocente en una gran elección de interpretes, Jessica Alba y Kate Hudson son "chicas buenas" pero su contrapunto es el mal absoluto.
Otro punto flojo, es tan perfecta la recreación de ese mal, tan sin fisuras que sorprende que no hayan saltado todas las alarmas del pueblo hace años algo que la novela de Jim Thompson probablemente se explique con mas detalle.
A medida que avance la trama y como buen cine negro la corrupción del pueblo se hará patente, los interese del magnate del petróleo, el extraño representante sindical que aparece siempre al margen y casi parece fruto de la imaginación del protagonista. Todo ello hace que esta película trascienda lo común y se convierta en una pequeña maravilla digna de verse.
Es importante remarcar que es una película extremadamente violenta, porque su personaje así lo es, pero también es importante entender que esa violencia no es gratuita en absoluto.
Una gran película de género y una extraordinaria elección para ver cine adulto del que genera una buena discusión cuando se encienden las luces.

Un saludo.

PD. Éste es el avance.


El demonio bajo la piel - Tráiler en español

1 comentarios:

Arte Comparte dijo...

La peli tiene ciertas incongruencias... vacios , desconexiones...
es una novela radical que usa la violencia paleta para seducir como hacia Cela..y vende porque esta muy bien hecha

Publicar un comentario